Un paraguas rojo

07/04/2012

 

 

Un paraguas rojo para un día de descanso

 

 

 

Después de muchos días, bueno meses de sequía, al fin llegaron las lluvias, …y algunos copos de nieve,  a principios de abril.

Coger un paraguas y unas botas de agua, y dar un paseo por el campo, siempre me pone muy contenta, debo tener un poco de verde – planta en mi interior.  Ver cómo todo parece renacer, con unas gotas sobre sus hojas y corolas, y la preciosa luz que las nubes y los claros, nos dejan.

Son los días de lluvia, muy especiales,  para mí, nada tristones, sino muy , muy tiernos. Las hojas de las mentas huelen tan bien, y los regatos empiezan a dibujar sus caminos sobre las praderas. Contentos se ponen los narcisos silvestres de las llanuras , empapados . Las violetas  que viven bajo los fresnos se esponjan , y empiezan a salir las primeras escillas, y los jacintos silvestres en las zonas más mojadas. Alguna ranita renacuaja, salta alrededor, y los clematis parecen revivir tras un duro invierno sobre sus troncos pelados al final de la vereda.

Un paraguas, un buen libro,  y una mañana de abril para poder disfrutar de la lluvia que cae sobre la pradera.

 



© 2007 Copyright Flores Don Zoilo S.L
TELEFONO DE CONTACTO 902 100 666.