Wallace Stevens

27/05/2010

Es difícil expresar con palabras las emociones, las vivencias , las sensaciones.

Un día, huyendo del stress diario, las prisas y los compromisos, me escapé a la montaña. Iba con el poemario de Wallace Stevens “La Roca”, bajo el brazo. Me gusta reelerlo de vez en cuando, es profundo, duro como una roca pero de una gran hondura poética, una placer que quiero compartir con vosotros.

 

“Allí estaba, palabra por palabra,

el poema que ocupaba el lugar de una montaña.

 

ÉL respiraba su oxígeno,

aun cuando el libro estaba vuelto sobre el polvo de su mesa.

 

Le recordaba cuánto había necesitado

un lugar al que ir por su propio camino,

 

cómo había vuelto a componer los pinos,

apartado las rocas y andado con cuidado entre las nubes,

 

hasta hallar la atalaya que fuera la adecuada,

donde estuviera él completo en un inexplicable completarse:

 

la roca exacta donde sus inexactitudes

descubrieran, por fin, la vista hacia la cual habían avanzado,

 

donde pudiera echarse y, fijando los ojos en el mar,

reconocer su única y solitaria casa.”.



© 2007 Copyright Flores Don Zoilo S.L
TELEFONO DE CONTACTO 902 100 666.