Cartas a Teresa de Jesús

15/09/2014

Diseños del V Congreso Internacional teresiano ” Epistolario y escritos breves”. Universidad de la mística CITeS. 1 al 7 de septiembre. 2014. Ávila.

Tengo que reconocer así en un gesto de sinceridad, que cuando me puse a pensar los diseños florales  de este  Congreso Internacional, me sentí tan afortunada, tan feliz de poder hacerlo. Los floristas tenemos esa enorme suerte, poder traducir al lenguaje de las flores nuestros mensajes, aquello que queremos mandar a tantas personas para que lo reciban de una manera muy especial, con su sensibilidad. Al lado del lenguaje verbal que nos define de manera precisa lo que queremos decir, tenemos otros tipos de lenguajes alternativos, como el floral. Caminos de expresión y comunicación a explorar, como nuevas rutas que empezamos a ver y que animo desde estas lineas a no olvidar y a lanzarnos en pos de ellas, para poder llegar a expresar tantas cosas de difícil concreción verbal.

Y el lenguaje floral nos habla tan dentro, llega a nuestro interior para allí confortarnos, acompañarnos en nuestra vista, cuando la mirada se empieza a divertir mirando las lineas compositivas, la mezcla de colores, las texturas contrastadas, la luz y cómo las hojas proyectan sombras sobre los musgos. Un lenguaje que los floristas usamos en nuestro trabajo continuo, y así lo llamo porque creo que éste no nos abandona nunca, siempre estamos pensando cómo mezclar flores, las hojas que caídas vemos por allí en sus nervaduras, las estructuras que soñamos construir con palos y mimbres.

Y usando este especial lenguaje, este idioma lleno de naturaleza y vida verde, he diseñado los arreglos de este congreso. Y con palos construimos un escritorio con musgo como superficie para poder escribir cartas cargadas de  agua, como esponjas tan sedientas, con margaritas a nuestra amiga y paisana Teresa de Jesús. No es el escritorio de Teresa, aquel que tenía en cada celda de las muchas que habitó en su vida, es el nuestro lleno de flores y naturaleza. Y desde allí te vamos a mandar una serie de cartas para contarte tantas cosas. Ahí van,…Teresa.

La gracia del Señor sea contigo, Teresa, y que su misericordia siempre te acompañe.

Reunidos en Ávila en el mes de septiembre un montón de expertos, estudiosos y estudiantes, amigos todos tuyos, hemos estado revisando tus cosas, las cartas esas que mandabas cada día a tus monjitas, a la familia, a tantos amigos. Hemos visto cómo escribías, qué decías en ellas, quienes eran los destinatarios,…Tus poesías para alabar al dueño de tu corazón y compartir con tantas personas tus vivencias amorosas, para las festividades a celebrar en tus  palomarcicos. Y he sentido que tu espíritu tan valiente, decidido y a la vez tan suave y delicado andaba por allí con nosotros, entre los Delphinios Bella Donna tan azules como el mar ese en el que siempre nos dices que nos vamos a mojar. Entre los Alliums Gladiator que como cabezas de  ajos gigantes parecen recién salidos de las huertas que tanto te gusta cultivar. Cestos con Gypsophillas y Limonios sobre un pavimento de barro cocido, porque siempre nos recuerdas nuestra condición untada en lodo y barro. Musgo llenando cada rincón, desde el escritorio hasta el suelo, húmedo, y siempre mojado, sediento en su suspirar, como nuestro interior en  cada paso, en cada suspiro,…desplazándose .

Te mandamos unas cartas con margaritas de la oración, porque sabemos que así te llegan mas rápido, sellando esta amistad muy profundamente, en nuestro interior que como la cinta granate al lacre se pega: el sello de tu paso por la vida, de tu obra que aún estudiamos por aquí. Un Congreso lleno de amigos tuyos, nuestras flores y nuestro corazón .

Y para representar tu poesía , ” Alma buscarte has en mí”, esos versos tan mojados, en un guijarro pusimos la oración que encierra,  para que en agua de manantial se leyeran siempre, en movimiento continuo. Dejando a un grupo de Guisantes de Olor, Sweet Peas rosas bañarse encima. Allí, tan felices.

Alma, buscarte has en Mí,
y a Mí buscarme has en ti….

Fuera de ti no hay buscarme,
porque para hallarme a Mí,
bastará sólo llamarme,
que a ti iré sin tardarme
y a Mí buscarme has en ti.

Y  pusimos en la entrada de la Universidad de la mística, ” Nada te turbe,… solo Dios basta”, para que sonaran tus palabras en los pasillos,  en letras bordadas con flores, piñas, trigos, cortezas musgos y hojas.  Y si, nada nos ha turbado estos días. Nada nos turba.

Vestimos al árbol de la vida de piñas, abrazado con un trenza de rafia, en la entrada de la Universidad.

 

Y tomo tus palabras a María de San José, priora de Sevilla, las de tu carta a ella en junio de  1576, y a ti te la reenvío. Ahí van: “Por caridad la pido que me escriba por todas las vías que pudiere para que yo sepa siempre cómo están”. 

A diez días de septiembre. En Ávila. Indigna sierva de vuestra Señoría.



© 2007 Copyright Flores Don Zoilo S.L
TELEFONO DE CONTACTO 902 100 666.