La Habitación Propia de Woolf

24/04/2013

La habitación propia de Virginia Woolf.

 

Y estaba allí hace unos días mirando desde la calle la habitación de Virginia con su larga cabellera de flores de prunos en flor, y hacía un sol radiante, nadie pasaba por ahí en ese momento. Y recordaba tanto sus libros, sus pensamientos y su vida, ahí frente a su ventana. Un pensamiento en un momento nos unió, un pez  descolgándose desde su ventana,… 

 

"El pensamiento había hundido su caña en el río. Oscilaba, minuto tras minuto, de aquí para allá, entre los reflejos y las hierbas, subiendo y bajando con el agua, hasta —ya conocéis el pequeño tirón— la súbita conglomeración de una idea en la punta de la caña; y luego el prudente tirar de ella y el tenderla cuidadosamente en la hierba. Pero, tendido en la hierba, qué pequeño, qué insignificante parecía este pensamiento mío; la clase de pez que un buen pescador vuelve a meter en el agua para que engorde y algún día valga la pena cocinarlo y comerlo." Una habitación propia.



© 2007 Copyright Flores Don Zoilo S.L
TELEFONO DE CONTACTO 902 100 666.